¿Qué es la inteligencia artificial y cómo funciona?

Cuando pensamos en la inteligencia artificial, IA (Inteligencia Artificial), muchos de nosotros tenemos en mente la imagen de robots extremadamente inteligentes, que casi parecen humanos. Es muy posible que en el futuro haya incluso este tipo de robots, pero hasta entonces los invito a descubrir juntos qué significa la inteligencia artificial y su funcionamiento así como ver cómo funciona la Automatización industrial.

La tecnología que parece estar pensando

La IA es un concepto muy complicado y complejo al mismo tiempo, en continua evolución. En un nivel muy simplista, la IA es la tecnología desarrollada de tal manera que imita el comportamiento humano tanto como sea posible. La inteligencia artificial disponible en la actualidad no significa replicar la mente humana y transformarla en un chip, sino que el componente humano se refiere a la experiencia del usuario que debe ser lo más cercana posible a la interacción humana.

Como los humanos, la IA no “nace” perfecta, pero debe aprender y adaptarse.

¿Cómo aprende la IA?

En realidad, la IA tiene varios niveles, cada uno de los cuales representa un método de aprendizaje.

Aprendizaje automático: es una parte importante de los sistemas de inteligencia artificial a través de los cuales las computadoras reciben una gran cantidad de datos (información) que analizan, almacenan y reaccionan. El ejemplo más concreto son los asistentes virtuales que reconocen los comandos de voz.

Aprendizaje profundo: Es también un método de aprendizaje mecánico, pero mucho más profundo, mediante el cual se enseña a los ordenadores a comportarse como un ser humano, es decir, a aprender de las experiencias. Un ejemplo podrían ser los automóviles inteligentes que pueden reconocer un semáforo y diferenciar entre un poste y un peatón. Mediante el aprendizaje profundo, las computadoras pueden aprender prácticamente directamente de imágenes, sonidos y texto. Por ejemplo, Google utiliza métodos de aprendizaje profundo para desarrollar algoritmos de reconocimiento de imágenes, Netflix y Amazon para analizar las preferencias de los usuarios en función de sus reacciones a ciertos productos y ofrecer variaciones basadas en esos análisis, etc.

Redes neuronales– es de hecho el núcleo de la IA, sin el cual no sería posible ningún proceso de aprendizaje. Estas redes interconectadas por algoritmos están inspiradas en las redes de neuronas del cerebro humano. El cerebro humano tiene cientos de miles de millones de neuronas unidas entre sí por sinapsis que le permiten realizar actividades tan complejas. Obviamente, la increíble complejidad de las redes neuronales en el cerebro humano es casi imposible de replicar, pero es el mejor objeto de estudio para los científicos en su intento de desarrollar las redes neuronales de la IA.

Las redes neuronales avanzan y se desarrollan continuamente. Pero todavía queda un largo camino por recorrer hasta que la IA demuestre una inteligencia al menos comparable a la inteligencia humana, hasta que la IA sea capaz de comprender los pensamientos y deseos de otras personas y utilizarlos para comprender e interpretar el comportamiento humano tal vez un viaje aún más largo hasta que la IA tenga la capacidad de reconocerse a sí misma como un individuo, capaz de autoconciencia.

Hoy en día, los programas de inteligencia artificial pueden parecer “humanos” en el sentido de que se les puede enseñar a ser más intuitivos. Por ejemplo, el conocido Siri de Apple puede programar citas, recordarle ciertas cosas o mostrarle el camino más corto a un lugar determinado. Además, Alexa de Amazon puede encender la luz de la casa, puede encender el aire acondicionado si la temperatura en la casa excede cierto valor, puede llamar a alguien o puede reproducir tu música favorita.

Aunque estos programas son realmente impresionantes, no son creativos y no pueden tomar más decisiones de las que están programados para hacer.

Esta es la razón por la que los sistemas de IA existentes en este momento se denominan “inteligencia artificial débil” o “estrecha” (IA débil o estrecha – ANI – Inteligencia artificial estrecha). ANI se limita a una determinada actividad, puede imitar la forma en que las personas piensan y se comunican pero no tiene la capacidad de pensar, sino solo de hacer algunas conexiones dependiendo del programa que tenga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
counter