Esta Ecuador,  al sur del país en plena Cordillera de los  Andes hay un hermoso parque nacional que tiene una espectacular laguna de aguas cristalinas, famosa por su imponente belleza. Lleva por nombre Laguna de El Cajas.

Según cuenta la historia, esta laguna no existía y en donde ahora hay agua antes había una finca muy grande que le pertenecía a un adinerado caballero. En la finca vivía una familia rodeada de lujos y comodidades y en el resto del terreno había un gran campo de cultivo atendido por docenas de campesinos que trabajaban para ellos.

Cuenta la Leyenda la laguna de cajas que

Hace mucho tiempo en las montañas de El Cajas, existía una inmensa hacienda en la cual trabajaban muchos campesinos al servicio de un abusivo patrón. El hombre tenía muy mal carácter y los maltrataba, insultaba y no les tenía ningún tipo de consideración. Este hombre  y su familia hacían lo que les provocaba hasta que un día llegó a la haciendo una pareja de ancianos pidiendo posada, estos ancianos cargaban un cántaro. El patrón ordenó a la sirvienta que soltara a los perros para que los atacara, pero ella se compadeció y espantó a los perros justo a tiempo.

Al llegar la noche, acomodó a la pareja en el alar de la casa. De repente los ancianos pidieron a la muchacha que tomara todas sus cosas y se marchara de la hacienda por que iba a ocurrir una desgracia, como castigo para el patrón sin corazón; ella se alejó llena de miedo.

A la media noche, en toda la hacienda se oyó que silbaban las aves, mugía el ganado, balaban las ovejas, los dueños empezaron a asustarse, sin saber que era lo que estaba pasando. Muy cautelosos decidieron dejar la cama y salir a averiguar qué era lo que ocurría y cuán grande fue la sorpresa al ver que el piso estaba lleno de agua, quisieron escapar y salir corriendo pero no pudieron, parecía que la casa estaba encantada.

Todos los miembros de esa familia: padre, madre, hijos, tíos, sobrinos y otros, que se habían reunido esa noche se quedaron allí encerrados por toda la vida, con sus abusos, egoísmos y malos sentimientos.

Desde entonces la casa se habría convertido en lo que hoy en día se conoce como la espectacular e imponente Laguna de El Cajas ubicada al sur del país Ecuador.