El Secreto del Rey Maón

El Secreto del Rey Maón

Leyenda celta que narra la historia del Rey Maón, quien guardaba celosamente un gran secreto. Los personajes que intervienen en esta Leyenda son: Maón, Liam, Druida, Madre y Arpista.

Historia de la leyenda el Rey Maón

Maón era un rey mítico que ejerció su poder en el bello Eire. Este soberano tenía una costumbre pecu­liar y solía cortarse el pelo una vez al año. El hombre encargado de este trabajo era elegido por sorteo, entre los habitantes del pue­blo, e inmediatamente después asesinado. La razón de ello era que Maón tenía las orejas tan grandes como las de un caballo y no quería que nadie se enterara.

En una ocasión, el infortunado agraciado fue un joven de la aldea de Leister, único sostén de su madre anciana y viuda. Ante sus ruegos y lamentos el rey aceptó no matarlo, con la condición de que jurara que jamás revelaría su secreto.

El joven, después de cumplir las funciones que le encargaron, pudo regresar con su madre, pero el secreto empezó a obsesionar su mente y enfermó de tal forma que su muerte parecía inminente, su madre desesperada acudió a los consejos de un druida.

Después de mucho pensar dio con la causa del problema, ya que lo que le estaba atormentando era el secreto que guardaba y solo se restablecería si se lo revelaba a alguien. Así le dijo que buscara un lugar donde se cruzaran cuatro caminos y que, después de girar a la derecha, le contase el secreto al primer ár­bol que encontrara.

El joven siguió las indicaciones del sabio al pie de la letra y dio con un sauce. Sobre la corteza apoyó los labios, susurró el secreto y volvió a su casa.

Pero quiso la suerte que poco después, al gran arpista Craftiny se le rompiera su arpa y ante la necesidad de construir una nueva, eli­giendo para ello la madera del árbol que era depositario del secreto del rey. Cuando el arpista fue llamado ante el rey para interpretar su música, de su arpa nueva sólo salía la siguiente canción «dos orejas de caballo tiene el rey Maón».

El rey, al ver su secreto había revelado, se quitó la capucha para mostrarse tal cual era. Al darse cuenta que ninguno de sus invitados se reía y lo tomaban con naturalidad, deci­dió que ningún otro joven tendría que morir por cul­pa de su defecto.

La Araña una Leyenda Quechua para niños

La Araña una Leyenda Quechua para niños

Esta es una Leyenda muy antigua de la cultura Quechua que inculca y enseña a los niños la importancia de cuidar la belleza interior y reforzar los valores de la empatía y la bondad, en el trato con pares o semejantes. De igual manera trata de la importancia de ser agradecidos.

Leyenda La Araña

Había una vez una princesa llamada Uru, muy bella y heredera del trono del imperio Inca. Su padre la adoraba y deseaba que se convirtiera en una reina buena y justa. Para ello, se esforzó mucho en la educación de su hija. Sin embargo, a ella no le gustaban los estudios. Prefería, jugar y dedicarse a mejorar su aspecto físico y su belleza.

Tenía muy mal carácter y perdía la calma fácilmente.  Le gustaba ordenar y que todos obedecieran. Si no conseguía lo que deseaba en el momento, entraba en cólera. Cada vez  era más déspota con todos.

Llegó el día en el que el padre de Uru falleció y subió al trono. Al principio se dejó asesorar, pero poco a poco comenzó a abandonar sus obligaciones como reina. Le aburría mucho tomar tantas decisiones. Así que tomó la decisión y dijo a todos:

Escuchadme bien: ¡ya estoy cansada de tantas obligaciones. Es muy aburrido. Yo quiero descubrir otros lugares, lucir mis vestidos y acudir a muchas fiestas. Quiero pasármelo bien, así que ya no tomaré más decisiones sobre el imperio, que lo haga otro!

A pesar de que el mismísimo consejero real intentó persuadirla, ella seguía firme en sus decisiones.  No seáis insolentes No quiero trabajar más y me voy. No intentéis impedírmelo.

Enfadada, decidió azotar a todos por insolentes. Se quitó el cinturón y lo levantó para golpear al consejero real. Pero entonces ocurrió algo extraordinario, no podía bajar el brazo. Se había quedado petrificada como una estatua.

Y mientras intentaba moverse sin éxito, apareció una diosa cubierta con un manto dorado. Y dijo en voz alta, dirigiéndose a la reina:

Sin duda eres muy egoísta y mezquina. Podrías dirigir tu reino con sabiduría, justicia y bondad pero  en cambio prefieres atemorizar y humillar a tus súbditos. Así que no mereces lo que te dieron. A partir de ahora ya no tendrás belleza y no serás reina. Además, tendrás que trabajar sin descanso.

Después, una nube envolvió a la reina y al disiparse, en su lugar apareció una araña fea y peluda. Asustada, Uru salió corriendo en busca de refugio, lejos de posibles pisotones. Ya en un rincón, se dedicó a tejer tela de araña sin descanso.

Leyendas de los Indios Guaraníes

Leyendas de los Indios Guaraníes

Los Indios Guaraníes son un pueblo rico en historias, leyendas, dioses y costumbres. Actualmente ocupan territorios de la región del Paraguay, parte de Brasil, Bolivia y Argentina. Son de Suramérica y han sobrevivido al proceso de colonización y conquista pero hoy en día la mayoría de ellos vive en condiciones de pobreza extrema, afectados  por la desnutrición y diversas enfermedades a razón de su mala alimentación y la vida tan precaria que llevan.

La historia de estos indios está ligada a muchos mitos y leyendas de los cuales no existen registros escritos salvo los hallados recientemente en cuevas rupestres con más de 5000 años de antigüedad que se encuentran ubicadas al noreste de Paraguay.  Ellos no comenzaron a escribir sino hasta la llegada de misioneros jesuitas que luego estandarizaron la gramática e inventaron una grafía para su lengua, por lo que las creencias religiosas, mitos, leyendas e historias eran transmitidas de forma oral.

Son muchas las Leyendas que se han creado a lo largo del tiempo en relación a este grupo indígena, sus dioses, sus creencias, su religión y su idea de cómo había sido creado el mundo y la vida. En esta ocasión compartimos con ustedes una de las principales que trata del amor imposible de un joven llamado Tarobá y una hermosa doncella llamada Naipí.

Leyenda Cataratas de Iguazú “Indios Guaraníes “

Esta leyenda cuenta de cómo hace muchos años en el río Iguazú habitaba una enorme, malvada y monstruosa serpiente llamada Boi. Era muy egoísta y pedía a los Guaraníes una ofrenda anual que consistía en el sacrificio de una hermosa doncella arrojándola al río a cambio de que permacieran libres de sus maldiciones. A estas ceremonias de sacrificios acudían todos los integrantes de las tribus Guaraníes.

Un año llegó a la Tribu un joven llamado Tarobá que al conocer a la hermosa doncella, llamada Naipí, que ese año sería sacrificada,  se enamoró perdidamente de ella y trato por todos los medios de convencer y persuadir a todos los ancianos de la Tribu de que no la sacrificaran ofreciéndola a Boi.

Como los ancianos no desistieron de la idea de sacrificar a Naipí, Tarobá la raptó la noche antes del sacrificio, montándola en una canoa para escapar por el río. Boi que todo lo podía ver se enfureció tanto que encorvando su lomo rompió el curso del río y formó grandes cataratas para acorralar a Naipí y Tarobá. A él lo transformó en un árbol y la cabellera de la hermosa doncella en la caída de las cataratas.

Después de eso, cuenta la leyenda, que Boi se sumergió en la garganta del diablo y desde allí vigila que los amantes no vuelvan a unirse. Sin embargo, dicen que en días de mucho sol el arcoíris vence el poder de la serpiente y vuelve a juntar a este par de enamorados.

 

Leyendas de la Cultura Maya

Leyendas de la Cultura Maya

Las leyendas, mitos e historias que existen alrededor de la  Cultura Maya representan un retrato de su cultura popular. Son una ventana  a través de la cual se nos invita a conocer los aspectos mágicos y sobrenaturales que la hacen destacar, así como sus creencias, su religión, deidades y cosmovisión. Han sido transmitidas de generación en generación de forma oral y han ido modificándose gracias a la influencia de los conquistadores.

Las Leyendas más conocidas de esta cultura versan sobre los  orígenes del mundo y de los hombres y fueron registradas en el Libro del Popol Vuh. Todas ellas forman parte importante de las raíces culturales de México que hoy por hoy constituyen su identidad nacional.

Principales leyendas de la cultura Maya

Entre las leyendas más conocidas de esta civilización tenemos:

  1. La Flor blanca, narra la relación amorosa prohibida entre dos soberanos.
  2. La Tristeza del Maya cuenta cómo un hombre infeliz a quien le son otorgados todos los dones, sigue siendo apático.
  3. El Hombre que vendió su alma, versa sobre la historia de un maya que vende el alma a cambio de siete deseos.
  4. Dziú y el Maíz, narra conflictos de la vida cotidiana y de la interacción de deidades y elementos de la naturaleza.
  5. El Chom, cuenta la leyenda del Rey Uxmal y el gran festejo que éste organizó en su palacio para honrar a Hunab ku, el señor de la vida.
  6. Leyenda de los Aluxes que habla de seres que hacen travesuras y juegan cuando es de noche; esconden, arrojan objetos para destruir milpas si son confundidos con espíritus malos.
  7. Leyenda de Xtabay cuenta de una muy hermosa mujer que seduce a los hombres para después destruirlos dejándoles un rasguño o mordida en el pecho.

En esta ocasión compartimos esta leyenda para que la lean y disfruten.

La Tristeza de la  Cultura Maya 

Cuenta la leyenda que un día los animales se acercaron a un Maya y le dijeron: no queremos verte triste, pídenos lo que quieras y lo tendrás.

A lo cual el maya respondió: “quiero ser feliz”

La lechuza dijo: ¿Quién sabe lo que es la felicidad? Pídenos algo más humano.

Bueno respondió el hombre, quiero tener buena vista. El zopilote le dijo, tendrás la mía.

Quiero ser fuerte. El jaguar le dijo: serás fuerte como yo.

Quiero caminar sin cansarme. El venado le dijo te daré mis piernas.

Quiero adivinar la llegada de las lluvias. El ruiseñor le dijo te avisaré con mi canto.

Quiero ser astuto. El zorro le dijo: te enseñaré a serlo.

Quiero trepar los árboles. La ardilla le dijo: te daré mis uñas.

Quiero conocer las plantas medicinales. La serpiente dijo: esa es cosa mía porque conozco todas las plantas. Te las marcaré en el campo.

Ante lo cual el maya se alejó.

La lechuza dijo: el hombre ahora sabe más cosas y puede hacer más cosas, pero siempre estará triste.

Y la chachalaca se puso a gritar: ¡pobres animales!¡pobres animales!

 

 

 

El Sol y la Luna, Leyenda Azteca

El Sol y la Luna, Leyenda Azteca

Antes de que en el mundo existiese noche o día, se reunieron todos los dioses del universo para una discusión que se llevaría a cabo en Teotihuacan.

Uno de ellos preguntó:
-¿Quién de todos nosotros se encargara de iluminar el planeta?-.

El dios más arrogante de todos, llamado Tecuciztécatl dijo que él sería el encargado de alumbrar la magnificencia de la tierra, sus llanos, praderas y desiertos; montañas, bosques y selvas; ríos, mares y océanos.

Luego preguntaron los dioses:
-¿Quién más se ofrece?-, todos se miraron con desconcierto las caras. Nadie más fue capaz de ofrecerse para la tarea.
-Sé tú quien alumbre también- le dijeron a Nanahuatzin, esta era una deidad fea, callada y humilde. El obedeció la orden con benevolencia.

Ambos dioses tuvieron que hacer las penitencias para poder llegar al sacrificio con pureza, luego de varios días se reunieron todos los dioses junto al fuego para atestiguar el sacrificio de Nanuhuatzin y Teciciztecalt.
-Ea, Tecuciztecalt, ¡Lánzate al fuego! Él intento hacerlo pero no se atrevió. Se asustó. Lo intento 4 veces más, pero siempre retrocedía, no tuvo el valor. Entonces dijeron:
-Ea, Nanahuatzin, ¡Lánzate tú!- luego de que hubo cerrado los ojos, se arrojó a las llamas.
Cuando el Dios Tecuciztécalt observó a Nanahuatzin arrojarse al fuego, se sintió avergonzado por su cobardía y temor, aventándose a la fogata precipitadamente y sin pensarlo.

Después de todo lo sucedido, después de la puesta en prueba de valentía, con demostraciones natas de humildad, y de superación de los temores. Luego del evidente sentido del sacrificio mostrado por los dioses al arrojarse a las llamas ardientes con objetivos de pureza, de ayudar a sus iguales, de ayuda ajena a si mismos.

Después de todo esto, los dioses observaron en dirección al este y dijeron:
-Por esa parte hará su presencia el Dios Nanahuatzin, convertido en el sol-. Y así fue como sucedió. Nadie le podía mirar puesto que lastimaba los ojos. Esta era una metáfora hacia su fealdad. Resplandeciente, esparcía sus rayos de luz por doquier.

Después de que el Dios Nanahuatzin apareciera como el sol, apareció el Dios Tecuciztécalt convertido en la plateada luna. Cuya luz era reflejo del sol, una metáfora por la valentía de Nanahuatzin que inspiro a Tecuciztécalt.

El orden en que entraron al fuego ardiente fue el mismo al que quedaron destinados, por el resto de la eternidad, a aparecer en la tierra, empezando el día con el sol, y finalizando en la noche con la luna.
Desde entonces existen el día y la noche en el planeta, y la diferencia de luz que los divide.

Leyenda del Crisantemo

Leyenda del Crisantemo

Hace demasiado tiempo en un pueblo muy lejano de las ciudades del antiguo Japón vivía un humilde matrimonio que tenía un solo hijo. Los tres eran inmensamente felices hasta que el niño cayó enfermo.

Todas las mañanas al despertar tenía la cara pálida como la luna y estaba ardiendo en fiebre, nadie sabía que pasaba ni cuál era el origen de aquella enfermedad.

leyenda japonesaLos padres, preocupados acudieron a los médicos del pueblo, probando así cualquier tipo de medicina y tratamientos que no daban resultados, al contrario cada vez el niño se ponía más enfermo. Ya estando desesperados, solo pensaron en una última oportunidad, hablar con un sabio anciano que vivía en el bosque desde hace años.

Según se contaba en el pueblo, no había nadie más sabio que él, siendo este conocedor de todas las hiervas medicinales para cada enfermedad. La madre exclamo:
-¡Querido, hay que intentarlo! Yo iré a pedir ayuda al sabio, ¡solo él puede salvar nuestro pequeño!

Llorando la madre se internó al bosque. Camino durante largas horas hasta que diviso entre toda la maleza una cabaña rodeada de una cerca. Se acercó y llamo a la puerta, un hombre muy arrugado con barba blanca y larga hasta la cintura la recibió.
-¿Quién te trae por aquí mujer?
-¡No pretendo molestar, pero de verdad necesito tu ayuda!
-Mantén la calma; percibo mucha angustia en tu voz, en tus ojos, pasa y dime que ha pasado.

La mujer entro y se acomodó en un banco muy sencillo que estaba hecho con el tronco de algún árbol. Con el corazón roto y encogido, con los ojos hinchados de tanto llorar, le explico al anciano el porqué de la visita tan repentina:
-Señor, mi hijo está muy grave, tiene apenas dos años. Desde hace días está enfermo y no conseguimos de ninguna forma bajarle la temperatura. ¡Hasta su rostro lo tiene blanco como el mármol!
-Lo siento mucho, no conozco el remedio para la enfermedad de tu hijo, pero ¿quieres saber cuántos días va a vivir?
-No estoy segura si quiero saberlo…
-Ve al bosque y busca una planta que da unas flores amarillas, se llaman crisantemos. Elige una flor, córtala y tráela. Así sabremos los días que vivirá tu pequeño.

La madre rota y triste, se fue al bosque y cumplió con lo que el sabio le había dicho. Arranco la flor y regreso a la cabaña mostrándole la flor al sabio. El anciano con mucha paciencia se puso a contar los pétalos pero le resultó imposible dada la enorme cantidad que la flor tenia y le dijo a la mujer:
-¡Tengo increíbles noticias! Esta flor posee miles de pétalos, su hijo vivirá muchísimos años. Puedes regresar con tranquilidad junto a él.

La mujer corriendo de felicidad llego a su casa y vio a su hijo sentado en la cama, comiendo un plato de sopa, estaba completamente recuperado.