Leyenda sobre día de los muertos

Día de los muertos se ha conocido por ser uno de los festejos más cruciales de México. Aquí te dejamos una breve Explicación del día de los muertos para un niño.

En el 2004 la UNESCO se encargó de declarar cinco leyendas en el día de muertos.

Hombre que no respeto día de difuntos

Se trataba de hombre que no deseaba perder ni un día en trabajo en su parcela. Pues el mismo cuando llego fecha en el momento de celebrar día de difuntos, dijo:

“No permitiré tiempo para ese día, pues debo ir a trabajar para la parcela, diariamente tengo que buscar para comer, así que no gastaré dinero en fiestas, las cuales, además quitan bastante tiempo.

Así que, el mismo fue a trabajos de campo, pero, en el momento que se ocupó de ello escucho voz que salía del monte, la cual decía “hijo, hijo, deseo comer tamales”.

Dicho hombre se quedó bastante sorprendido, pensando que era su imaginación la que le hacía oír estas cosas, pero, poco a poco escuchó varias voces, como personas la cuales tenían charlas entre ellas, a la vez lo llamaban por su nombre; el mismo reflexiono sobre lo que sucedía, se comprometió que serían voces de familiares y de la madre, dichos fifuntos clamaban por ofrendas que habían negado en su momento.

Rápidamente dejaría su trabajo, regresaría corriendo para su casa, allí le diría a su mujer que la iba a matar unos guajolotes, a su vez hiciera tamales para que se ofrendarán en difuntos y de los familiares.

Mientras, la mujer se disponía a trabajar sin cesar desde la cocina, el hombre acostó a descansar por unas horas. Cuando todo se encontró listo, fue la mujer a despertarlo. No lo hizo, pues, dicho hombre se encontraba muerto, aunque, cumplió con lo que le pedían familiares muertos, estos de todas maneras se lo llevaron.

Por ello se cree la obligación de ofrenda para muertos, de tal forma se les puede complacer y a su vez comparte alegría que vive en familia.

Por esto, nunca se deben dejar de lado las ofrendas el 2 de noviembre, muchos celebran prendiendo cohetes, bombas, hacer ruido en general. Si a éste le gusta mucho el aguardiente, ejemplo, se debe comprar y ponerse por el altar que se tome.

Tales ritos son de forma obligatoria, en caso de no celebrarse, es posible que muertos se lleven a los dueños de la casa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
counter