El Sol y la Luna, es una leyenda de origen mexicano, con una historia muy antigua sobre cómo pudieron crearse los dos astros más influyentes en el cielo, para que pudiera haber luz en la tierra.

La historia relata, como los seres más poderosos que hacían vida en el cielo, trataban de cambiar la oscuridad absoluta que había, por lo que, siempre era de noche. Entonces, se propusieron crear al Sol, la cita se llevó a cabo en la ciudad de Teotihuacán.

La creación empezó en el El Sol y la Luna

En esa ciudad celeste de Teotihuacán, procedieron a encender una hoguera de enormes magnitudes, y propusieron a todos los que les pudiera interesar, que aquel poderoso que quisiera convertirse en el Sol, debía saltar en la hoguera para resurgir como el Sol.

Esta acotación causo mucha impresión entre los curiosos, y solo se presentaron dos aspirantes para ser el Sol, el primero de ellos era grande fuerte y hermoso, rico y con vestimenta de lujo, por otro lado, el segundo era pequeño, con llagas en la piel y vestido con ropa de trabajo.

Hoguera

Luego, llego la hora de saltar a la enorme hoguera, el grande y rico no se pudo atrever, tuvo miedo y huyo corriendo, sin embargo, el segundo, que presentaba mucha valentía, pudo dar un salto hacia la hoguera y salió convertido en el Sol.

Al ver este suceso, el primer aspirante, siente mucha ira, entonces toma la decisión de saltar también hacia la hoguera, y en el cielo aparece un segundo Sol. Los poderosos del cielo, estuvieron de acuerdo que no podían existir dos soles, así que decidieron apagar el segundo.

Para dejar solamente un Sol en el firmamento, decidieron tomar un conejo por las patas y con mucha fuerza lo lanzaron contra el segundo sol, el brillo de este disminuyo rápidamente y tras poco, se convierte en la Luna.

Con estos sucesos, se dio paso a los dos principales astros, y si se fijan bien durante la luna llena, se puede ver la figura de un conejo, el cual es el que acabo con el segundo sol, dando vida a la luna.